Pablo Caso

Pablo Caso un Pintor Nato. Por Alfonso de Nouvillate, Periódico Novedades, septiembre de 1978
Artista de vocación decidida y de soluciones notables, es Pablo Caso un devoto continuador de las rutas inventadas, a partir de nuestras raíces por Rufino Tamayo y Carlos Mérida con quienes tiene una relación personal muy cercana. Sin embargo, este inquieto artista se interna con su propia personalidad en el mundo de la poesía.
Obras las de este pintor con una frescura y una deliciosa conjunción de elementos fantásticos. En sus superficies texturizadas y ámbitos cromáticos de modo espectacular, se nota su preocupación por profundizar en los enigmas que cada entidad humana.
Pablo Caso hace de sus sueños poéticos, las alas líricas con las que se puede dialogar, con la fe por lo inaudito y la grandeza de la sinceridad; además de cierto misticismo lleva sus emblemas y signos hasta lo más alto de símbolo y de los reflejos de su otro yo.
Caso posee capacidad y talento para expresar las sensaciones y el pensamiento, su frescura deja atrás lo que pretende, al convertirse en obras de arte los estados de melancolía y referencia anímica se imponen en todo momento.
Las variantes matéricas, la captura de lo ignoto, siempre el torrente imaginativo lo colocan ya en un sitio de honor en la plástica nacional.

Autopresentación, Enciclopedia de Pintura Latinoamericana, 1982.
¿Qué es mi pintura y por qué pinto? Mi única respuesta válida está en “una razón que la razón desconoce”, en lo que siento, yo siento las texturas, los colores, las formas; los seres que pinto existen en mi y las noches están tachonadas de estrellas que yo he visto. Aunque se haya descubierto por qué brillan no se ha descubierto el porqué de su encanto.
La pintura más que una actividad, es una actitud: ser universal y amante de la soledad, considerar lo que se mira y dialogar con uno mismo. Una vida interior en armonía con la naturaleza hasta hacer desaparecer el ego.
Pintar… es estremecerse al ver como se mece un árbol con el viento; oír agitarse sus hojas; disfrutar su sombra; es admirar el vuelo perfecto de un pájaro; es sentir la inmensidad de la soledad de la noche y una estrella a lo lejos; es el olor fresco de la hierba e irse con la línea del horizonte… pintar es ser árbol, pájaro, noche, estrella, hierba y línea.