Vanessa Vilchis

Artista plástica mexicana
El amor al arte es algo que se lleva en la sangre, algo que se siente y se disfruta, muy apegado a la locura y a la continua necesidad de buscarte y encontrarte.
Palabras que describen puntualmente mi pasión por el arte. El arte desde siempre ha sido mi mayor sanación de vida; el mayor aleado como medio expresivo. A lo largo de mi formación he aprendido a valorar aún más la importancia del arte y la cultura en cualquier aspecto vivencial. Ésta misma búsqueda constante de experimentación y transformación individual, me ha encaminado a cultivar el compromiso que tengo dirigido al desarrollo cultural, específicamente de mi país.
Mi nombre es Vanessa Vilchis García, estudié Artes Plásticas en el Instituto italiano Botticelli para el Arte y la Restauración en la ciudad de Cuernavaca, obteniendo 2 reconocimientos por mejor promedio de mi generación. En el 2015 tomé un diplomado en “Escritura Crítica en la Cultura y las Artes” en el Centro de Cultura Casa Lamm, así como una Especialidad en “Arte Moderno y Contemporáneo”.
He tenido la oportunidad de enriquecer mi trabajo por medio de varios cursos y talleres de distintas técnicas y materiales, la mayoría en la Ciudad de México; asimismo en junio de 2017 pude viajar a Florencia para tomar un curso de Artes en el Instituto Palazzo Spinelli, progresando en mi educación visual y de entendimiento ténico y téorico en el arte tradicional.
La utilización de diversos medios, técnicas y soportes artísticos trabajados, así como diferentes vivencias personales, me han proporcionado un particular interés en orientar mi obra hacia un interrogatorio incesante de la edad y la vejez. En mi trabajo mayormente me centro en rostros y extremidades humanas que se llenan de expresión en los pliegues de la piel, las inevitables arrugas y la fuerza con la que el cuerpo puede llegar a manifestar su presencia en una enriquecida paleta de colores.
Mi inlinación hacia el retrato comenzó desde el entendimiento profundo de un semblante propio. Estudiando los gestos de manera morfopsicológica, así como con la ayuda de distintos colores y texturas, he logrado deshabituar los retratos comunes en mi obra, cargandola de significado plástico con relación sentimental. Es decir, no son retratos orindarios o en muchas ocasiones no parecen tener unos rasgos circunspectos; mis retratos vienen acompañados de cargas simbólicas en el color y las formas; tienen un común denominador, el tema ininterrumpido de la vida y la muerte, su proceso físico y psicológico, unidos fuertemente con lo que solemos llamar “destino”.
En mi discurso, sugiero otro tipo de lectura sobre la edad, una manera distinta de verla. Muestro la necesidad de movimiento, el proceso inevitable de la decadencia de la carne humana y su transformación mental. Con antecedentes contrastantes rompo completamente mis figuras, esto con el significado de desaparecer y evolucionar.
Vivimos en un mundo demasiado rápido, bombardeado de imágenes e información, saturación y redes sociales. Vivimos en un mundo lleno de estereotipos y preocupaciones estéticas. Vivimos en una falsa realdiad.

El hecho de vivir tan rápido día a día, nos hace centrarnos en las partes menos relevantes.
Es importante tener presente al tiempo, la forma en que transcurre y cómo se refleja en nosotros. El convertirse en una persona mayor nos hace reflexionar sobre cómo la vida se vuelve efímera. Propongo ver el lado hermoso de la senilidad pues pienso que la vida no es más que un viaje a la serenidad.

– Proyecto más reciente, Exposición Individual, Galería Málaga, Agosto 2019.
“Vecchiaia Sconosciuta” (Vejéz Desconocida)
Proyecto que nace de la idea de la senilidad incomprendida. Dedicado a la conclusión sobre la vejez reflejada de lo que hubiera sido mi propia madre.
Las obras son resultado de diversos estudios de modelos a veces conocidos y en su mayoría desconocidos, que nos cuentan y relatan la senectud a través del color y las formas; las arrugas y las manchas, la seriedad y la controversia de lo que significa ser una persona mayor. Entendimiento reforzado con la teoría filosófica de algunos personajes destacados como Friedrich August Carus, Nikolaus Tetens , Stanley Half y Erik Erikson.
En mi trabajo, busco retomar la importancia de la vejez en cualquier aspecto histórico y emocional. Reflexionar en el sentido de lo efímero, la vida y la muerte, la calidad del tiempo, la necesidad del cuerpo humano a deteriorarse, la inevitable pérdida dentro de una sanación plástica.